Auto-cine

... me quité la franela blanca, me acarició el pecho dulcemente, como contando mis pecas, le desabotoné la blusa, la abrí lentamente, estaban allí: dos bellas tetas medianas, con los pezones erguidos rosados pidiéndome que los chupará, y así lo hice.

Auto Escuela Rossini

Retrocedí varias veces y a la quinta paré el auto, bajé rápidamente, le abrí la puerta haciendo el gentleman, y justo cuando pasó a mi lado la atajé por la cintura, le di la vuelta y le clavé un beso. La tomé por sorpresa pero no se negó, me abrazó y siguió el juego

Todo quedará entre amigos

... sin que se diera cuenta inicie un live video, solo para ti, inmediatamente entraste y comenzaste a disfrutar del show.

Aganju

Sirvió un par de tragos, puso música, y junto a los sapitos caraqueños, sonó "Aganju" de Bebel Gilberto. Siempre me ha gustado ese track, y escuché de su boca la segunda estrofa...

Aventura tipo antro: Greenwich

Saludé al portero, y entré, como cada viernes desde hacia dos meses, como a las nueve de la noche, pasé entre las mesas y el público, buscaba un espacio no tan saturado. Me instalé al final de la barra, pedí un tercio y observe el zoo caraqueño, nada había cambiado desde la última vez, las … Sigue leyendo Aventura tipo antro: Greenwich

Escala mayamera

Por alguna razón que no recuerdo pasé por Miami, una escala que debería ser corta, de apenas unas horas, se convirtió en tres días, y claro, en esa ciudad siempre "capital" de Latinoamérica, sin alguna duda conseguirás donde alojarte y pasarla bien. Desde el aeropuerto llame a tres números diferentes a la misma persona, a … Sigue leyendo Escala mayamera

El mal polvo

Es una morena tropical muy atractiva, guapa, de bellos ojos y sonrisa amplia, cabellera negra hasta los hombros, dedos delgados, desde lejos se le notan aquellas caderas impresionantes, a las que me quedé guindado más de una vez en el cafetín de la universidad, piernas largas, y para mejorar el cuadro, también contaba con dos … Sigue leyendo El mal polvo

Trip

Creo que había bebido demasiado, y cometido otros excesos psicotrópicos también. Manejaba del centro de Caracas hacia Los Chaguaramos, iba de una fiesta a otra, pasando al lado del Universitario, el carro derrapó y me metí un soberano coñazo, quedé mal, el R5 peor aún. Salí de la clínica a las dos de la tarde del … Sigue leyendo Trip

Boogaloo caraqueño

Jueves, todos los jueves, siempre los jueves, desde Pigmalión hasta El Ánfora de Oro... solo pensar en los nombres de los lugares y el día, me dan ganas de portarme mal. Los noventa caraqueños, post rock y pre Dj's, sonaban bien y la escena nocturna venía con todo. Yo trabajaba en la radio y estudiaba … Sigue leyendo Boogaloo caraqueño

La coleccionista

Compartimos durante tres años y dos meses, cuarenta y siete metros cuadrados sin gatos ni perros. Manteníamos más sexo que conversaciones, se nos daba mejor el intercambio ardiente que la plática, asumo que fue la razón única para mantenernos juntos tanto tiempo. Ella, antropóloga. Nos conocimos en la universidad e intimamos pocos años después de … Sigue leyendo La coleccionista