Trip

Creo que había bebido demasiado, y cometido otros excesos psicotrópicos también. Manejaba del centro de Caracas hacia Los Chaguaramos, iba de una fiesta a otra, pasando al lado del Universitario, el carro derrapó y me metí un soberano coñazo, quedé mal, el R5 peor aún.

Salí de la clínica a las dos de la tarde del sábado, tres puntos de sutura entre la ceja y el ojo izquierdo, seis más en la rodilla derecha, una mano vendada, y el animo por el piso. Se regó rápido por la ciudad que casi me mato, y el teléfono sonaba sin parar, lo descolgué, me tome un par de pepas con una cerveza, dormí hasta el domingo al mediodía. Cuando desperté, estaba ella a mi lado.

Me tomó de la mano, me vio con tristeza, y comenzó a limpiarme con un pañito remojado en agua tibia, la cara, los hombros, lenta y dulcemente, me quitó la franela, continuó limpiándome mientras tarareaba algo entre labios, se paró y fue hasta la cocina, olía a sopita de fideos con huevo, se sentó a mi lado y me alimentó como a un niño, soplaba para enfriar la cuchara de sopa, y mientras lo hacía note su lunar al lado de los labios apretaditos, recordé quién era, blanca, de pelo negro azabache, ojos grandes y mirada tierna, sonrisa cálida y de carácter fuerte, de bellas tetas y caderas esbeltas, recordé que se ponía ese mismo vestido cuando quería provocarme, de color negro, tela suave, escote, era muy fácil deducir que no llevaba sostenes y para qué?

Intenté acariciarla, darle un cariño, no pude me dolía todo, tenía golpes, y moretones por todas partes. Me dijo “fue muy duro, estás vivo de casualidad” me dio más sopa, y un sorbo de agua de piña para la inflamación, a duras penas y sin ganas terminé la sopa.

Ella encendió un Marlboro Light, aspiró suavemente y mientras soltaba el humo, tarareó el coro de la canción, descubrí que tenía horas sin fumar, busqué con la mirada y no encontré mi paquete de Belmont, acercó su mano y me dio un jalón … aspire, y cerré los ojos, di las gracias como pude, dijo “de nada”.

Fue a la cocina, depositó los platos, luego pasó al baño para hacer pipí, e imaginé su cuca de piel suave, adornada de pelitos negros, de labios pequeños, ummmm, me excité un poco, pensé “no estoy tan mal”, y reí, me dolió todo, me calmé y regresó, se acostó a mi lado, sentí su perfume natural, y preguntó la razón de mi risa, le dije “no sé si estoy vivo, esto parece una fantasía, es una tripa…”

Soltó una carcajada, me acomodó las almohadas, se sacó los zapatos, se subió a la cama, revisó la heridas detenidamente, tomó nuevamente el pañito con agua tibia, y me limpió a profundidad, tenía aún marcas de sangre en algunas partes, limpiaba y me pedía que no me moviera, me acomodó de lado, y lavó mi espalda, me excité, ella lo sintió, y se hizo la ‘como si nada’. Siguió jugando por aquí y por allá, llegó al boxer y lo bajó un poco, remojo el pañito una vez más, y me lo pasó por la frente, me preguntó “¿te gusta?”, asentí, me dejó tranquilo, cerré los ojos y ella cambió la posición en la cama, la descubrí viendo las heridas pequeñas de la pierna, las limpió y curó y su vestido se abrió… le vi las tetas, bellas, de buen tamaño y naturales, se dio cuenta que se las veía y se las cubrió delicadamente, me calenté y ella seguía como si nada. Pasó su pierna sobre mí y se cambió de lado de la cama, yo en el centro, apenas podía moverme, me rozó con las tetas, intenté agarrarla por la cintura, pero esa era mi mano vendada, no pude. Mojó el pañito una vez más y me lo puso sobre los ojos, lo dejó allí como una venda, fue refrescante y cálido a la vez. Ella respiraba profundo, y yo también.

Se quedó tranquila, en silencio, sin moverse, fue algo más de un minuto, me dio un beso en la mejilla, y metió su mano en el bóxer, encontró mi pene duro y con ganas. Me quitó el bóxer, dolió pero no me quejé, me besaba suavemente entre el pecho, cuello y cara, sin soltar mi sexo. Ella estaba igual de caliente que yo, se mojó la mano y me lavó el sexo, delicadamente, lo secó y repitió el rito dos, tres veces, lo secó por última vez y me besó en la boca suave, tranquila, yo aún con los ojos tapados, en negro. Se levantó de la cama, y escuché cómo se deslizaba su vestido, escuché las ligas de su pantaleta rechinar, se acomodó, lo agarró con una mano y con la otra me acariciaba las tetillas, el pecho, el abdomen, mientras tarareaba algo irreconocible para mí, sabía que era un clásico, pero mi embotamiento no me dejaba saber el título. Se acercó a mi oreja derecha y me susurró el nombre en inglés: “Rider on the storm”, luego me mordisqueo el lóbulo de la oreja, se fue hasta mis labios, me besó, me metió la lengua, allá abajo, seguía acariciando el pene, suave, lentamente, esperando su momento. Y me soltó “no es un sueño y te voy a cojer”.

Pasó su pierna derecha sobre mi, se acomodó, sentí sus senos jugar con mi pecho, era suave, suavecito, sus pezones erguidos me daban cosquillas ricas, divinas, sus manos cerca de mi cuello, sus rodillas a cada lado de mis muslos, su respiración en mi cuello, se movía y respiraba lentamente, va, viene y se va. Sentí su cabellera balancearse de un lado a otro, me entraba su perfume, me revivía … “Si es un trip” dije, “no” negó en mi oreja derecha. Y, un beso.

Se acomodó, tomó mejor posición sobre mí con cuidado para no malograr al paciente, me acarició el pene con su sexo, lo acarició suavemente, lo humedeció, con un movimiento hábil lo introdujo, ella se penetró a gusto, como quiso. Apoyo sus rodillas en la cama, sus manos en una tetilla y mi izquierda que estaba bien, se la colocó en la teta derecha, estaba dura, maciza, con él pezón erguido, la apreté con fuerza y soltó un suspiro de placer.

Me saboree y me tocó los labios, me metió los dedos en la boca y se los lamí, esa misma mano se la pasó por su sexo, y comenzó a balancearse, de adelante hacia atrás, con ritmo constante y sereno, su respiración incrementaba, la mía también, pero yo no me podía mover como ella, bajé mi mano hasta sus caderas y me agarré allí, fuerte, la sostuve para no perderla, aceleró su marcha y apretó su sexo, al décimo movimiento frenó, sus dos manos fueron hasta sus nalgas y sentí como las abrió, luego colocó sus manos en mi pecho, y comenzó a moverse en círculos, mientras apretaba y soltaba su sexo, ella describía una órbita perfecta con sus caderas, había un punto en especial en el cual ella apretaba y cuando cumplía con el giro completo soltaba, intenté memorizar para apretar y soltar yo también, lo logré un par de veces, pero justo cuando comprendí el ritmo, ella paró, sus piernas temblaban, me agarró fuerte, respiró profundo y se vino, sentí como sus músculos se relajaron y su respiración se transformó en una risa de placer. Tomó fuerzas, y sin cambiar de posición, arrancó nuevamente el vaivén, algo más lento y paciente, no se separaba de mí, se estrujaba contra mi, una caricia apretada de sexo contra sexo, estaba muy húmeda y a mí me faltaba poco, me quitó la venda de los ojos, y vi cómo se había transformado, la piel blanca era rosada, sudaba y su mirada tierna era la de una fiera que quería más, la vi y asentí, ella comprendió la seña, apretó su sexo e inició su movimiento orbital sobre el eje, al completar el tercero, nos vinimos juntos, mi respiración entre cortada, su risa, era un ajuste de placer, con mi mano en buen estado le agarré las nalgas, fuerte, se dejó caer sobre mi pecho, sudábamos, era un mar la cama, respiramos juntos y nos calmamos, me desvanecí entre sus olores y caricias, mientras ella me cantaba:

“Girl ya gotta love your man
Girl ya gotta love your man
Take him by the hand
Make him understand
The world on you depends
Our life will never end
Gotta love your man, yeah

Riders on the storm
Riders on the storm …”
The Doors

El clic de una luz intensa me despertó, tenía frío y no era mi cuarto, una mano me abrió el ojo y una linterna me indagó detenidamente, escuche “ya está mejor, solo se desmayó, debe ser aún los efectos del accidente”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s